Ministerio de deportes

Ministerio de deportes

0 241

La creación de un Ministerio de Deportes el próximo año, anunciada ayer por el presidente Evo Morales Ayma, puede ser el paso hacia una nueva era del deporte boliviano, con el propósito de trabajar de forma más efectiva en un área hasta ahora siempre descuidada.

Hace ocho años, cuando sólo era candidato a la presidencia y al lado de la entonces mejor deportista boliviana del momento, Geovana Irusta hoy ya retirada, Morales le prometía al deporte la implementación en su primera gestión de un órgano ministerial exclusivo, si acaso era elegido en los comicios, que después ganó con el 54% de los votos para convertirse en el Primer Mandatario indígena del país.

Según Evo, el momento está por llegar: Anunciar a ustedes desde Cochabamba a toda Bolivia, casi está aprobado que desde el próximo año el Estado Plurinacional de Bolivia va tener su Ministerio de Deportes, un ministerio que se aboque al deporte, dijo el Presidente, presente en la carrera 10K corrida en homenaje a esa ciudad.

Más allá del sinfín de canchas sintéticas de fútbol entregadas en todo el país, de la construcción y remodelación de algunos escenarios o la puesta en escena de los Juegos Deportivos Plurinacionales, que han dado señales de parte del Gobierno para incentivar al deporte, éste ha seguido sobreviviendo con presupuestos mínimos y en un marco alejado de verdaderas políticas de apoyo, que han mantenido relegados a los deportistas de competencia.

Una ley para poner en marcha un Ministerio de Deportes deberá ser fruto de un trabajo bien elaborado, en varias etapas, y ojalá no se descuide la gran colaboración que pueden brindar los verdaderos interesados, los deportistas.

El deporte profesional, el de alto rendimiento, el amateur, la educación física, todos ellos deberán ser atendidos de manera adecuada y con el despojo de líneas políticas, la única manera para transformar el abandono en una verdadera cultura del deporte, con un instrumento que tenga autonomía propia y, sobre todo, un presupuesto en dimensión a las necesidades.

Lo importante hay que subrayarlo es que un Ministerio de Deportes tenga los recursos y la autonomía como para convertirse en una real ayuda para los deportistas. Y que sea el punto de partida de un largo proyecto para desencadenar, seguramente de aquí en años porque los réditos no llegarán de inmediato, en los éxitos que el país necesita tanto.

fuente: http://www.la-razon.com/marcas/Ministerio-Deportes_0_1903609624.html